English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Matrimonio y divorcio
 

Las Enseñanzas originales de Jesús el Cristo/Matrimonio y divorcio


Matrimonio y divorcio

Si uno entendió el capítulo anterior, entonces también entenderá fácilmente la razón de las declaraciones aparentemente contradictorias de Jesús sobre la concesión del divorcio. En algunos casos, parece que Él no aconsejó divorciarse (Mateo 19:3-9; Marcos 10:2-12; Lucas 16:18); en cambio, en otros lo bendijo cuando uno de los esposos podía seguir el Camino hacia Dios, hacia la Perfección, mientras que el otro no podía y no quería ir, sino que sólo obstaculizaba al compañero (Marcos 10:29-30; Lucas 18:29-30).

«¿Piensan que Yo vine a dar paz en la Tierra? ¡No, les digo, más bien división! (…)» (Lucas 12:51)

¿Por qué es así? Porque dos personas, después de unirse en matrimonio, no necesariamente se desarrollan con la misma velocidad. Ellos recorrieron una cierta parte del camino aprendiendo el uno del otro, pero en cierto momento esta situación agota sus posibilidades y, en adelante, los programas de sus estudios con Dios deben ser diferentes. Dios los unió y Él puede separarlos. Si las personas intentan oponerse refiriéndose a la Biblia, ellas mismas se ponen en contra de Dios. También sucede que la iglesia se apropia del derecho a gestionar los asuntos de unión y separación de las personas, aunque Dios no lo ha delegado a nadie: «¡El Gran Creador no ha compartido Su Poder con nadie! (…)» (La Vida de San Issa, 5:17)

La vida familiar también representa lecciones en la Escuela de Dios llamada Tierra. Dos personas estaban en el mismo grado en una escuela secundaria, enamorados el uno del otro. Pero después de terminar la escuela, no fueron a la misma universidad para continuar su educación; sus caminos se separaron y ellos mismos se volvieron diferentes: diferentes en su facultad de comprender la información de Dios. En este caso, su vida familiar será un adulterio: «(…) ¡Cualquier unión (sexual) entre personas disímiles es un adulterio!» (El Evangelio de Felipe, 42).

En este ejemplo vemos que «las reglas de conducta» que Dios da a las personas de diferentes niveles de acercamiento a Él pueden ser incluso diametralmente opuestas.

«Cuando un ciego y uno que ve están juntos en la oscuridad, ellos no difieren entre sí. (Pero) cuando la luz llegue, el que ve verá la luz; en cambio, el ciego permanecerá en la oscuridad» (El Evangelio de Felipe, 56).

<<< >>>
Las Enseñanzas originales de Jesús el Cristo
Buy from Amazon
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto