English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Jesús el Cristo
 

Las Enseñanzas originales de Jesús el Cristo/Jesús el Cristo


Jesús el Cristo

Muchas personas (por lo menos, en Rusia) que se consideran cristianos creen que Cristo es algo así como el apellido de Jesús. Por eso estas dos palabras (Jesús y Cristo) están inseparablemente unidas en sus mentes.

No obstante, el hecho es que Cristo no es un apellido, sino, más bien, un título o un cargo. Christos es una palabra griega; su análogo en hebreo antiguo es Mashiaj o Mesías según la ortografía moderna. Con estas palabras se denomina a Aquel Que viene a la Tierra desde Dios Padre —como una Parte de Él— para brindar ayuda espiritual del nivel Divino superior a las personas encarnadas.

Para entender correctamente este fenómeno, debemos comprender bien lo expuesto en los capítulos anteriores, a saber, que Dios Padre es Una Conciencia Íntegra, pero al mismo tiempo es también el conjunto de las Conciencias anteriormente humanas Que se fusionaron con Él. Estas Conciencias estaban individualizadas antes, pero al lograr la Autorrealización espiritual plena y al unirse con Dios Padre en Su Morada, comenzaron a habitar allí, disueltas Unas en Otras, y a formar una sola Integridad. Esta idea está expresada en el Evangelio de Juan (1:4): «En Él (en Dios Padre) estaba la vida, y esta vida era la Luz de los Hombres». También podemos leer sobre lo mismo en el Evangelio de Felipe (87): «Los Hijos de la Cámara Nupcial* tienen un solo Nombre (es decir, Todos Ellos son Dios Padre ahora)». No obstante, estas Conciencias Perfectas —Que fueron personas antes, pero Que luego se volvieron Uno con Dios Padre— pueden individualizarse de nuevo durante algún tiempo en forma del Espíritu Santo para cumplir una u otra tarea asignada por el Creador, de ser necesario.

Por lo tanto, es correcto considerar al Cristo como una Parte de Dios Padre, entendiendo al mismo tiempo que Él no siempre fue así, sino que también tuvo Su pasado humano. ¿Cuándo? ¿En el Manvantara actual o en uno anterior? Esto no importa. Lo que importa es que después de alcanzar la Perfección total y unirse con Dios, Él regresó a la gente con la Misión de ayudarles desde la Morada de la Conciencia Primordial, siendo una Parte de esta Conciencia.

Han existido varios Cristos durante la historia de la humanidad. Ellos vinieron a la Tierra en diferentes momentos y a diferentes naciones creando cada vez un foco de la cultura espiritual y entregando el conocimiento sobre Dios, sobre el significado de la vida humana en la Tierra y sobre el Camino hacia la última Meta. Jesús el Cristo era uno de Ellos.

Antes de Jesús, Melquisedec era el Mensajero de Dios Padre en aquella región de la Tierra (Hebreos 7).

Jesús Mismo también predijo el advenimiento de un Mesías Que no nacería de una mujer: «Cuando ustedes vean a Aquel Que no fue nacido de una mujer, póstrense y venérenlo; Él es su Padre» (el Evangelio de Tomás, 15). Así apareció en nuestros tiempos Babaji de Haidakhan (India), Quien materializó para Sí un cuerpo adulto en 1970 y vivió en éste entre las personas durante 14 años.

La descripción de la niñez de Jesús muestra que, teniendo sólo 12 años, Él ya asombró a los maestros de Jerusalén en una conversación espiritual (Lucas 2:42-52).

El siguiente período de la vida de Jesús está descrito en dos fuentes: La Vida de San Issa*, el Mejor de los hijos de los hombres y en el Evangelio Tibetano. Esto es lo que dice el primero:

«Cuando Issa llegó a la edad de trece años, época en la cual un israelita debe escoger una esposa, la casa donde Sus padres se ganaban la vida se convirtió en lugar de reunión para las personas ricas y nobles, deseosas de tener como yerno al joven Issa, ya famoso por Sus edificantes discursos en el nombre del Omnipotente. Sin embargo, Issa abandonó Su casa paternal en secreto, partió de Jerusalén y se dirigió con los comerciantes hacia el río Indo (…)» (4:10-12).

En cada tierra que Jesús visitó durante aquellos años (la India, Tíbet y Persia), Él sanó a los enfermos, resucitó a los muertos, se opuso al paganismo y predicó la Verdad acerca del Único Dios Padre Universal y el Camino hacia Él, con la particularidad de que las personas de clase social baja eran Su audiencia favorita, tal como pasó más tarde en Judea.

Durante las homilías en la India, Él enseñaba:

«No rindan culto a los ídolos, ya que éstos no los oyen. No sigan los (cuatro) Vedas, en los cuales la verdad ha sido tergiversada. Nunca se consideren los primeros y nunca humillen a su prójimo.

»Ayuden a los pobres, apoyen a los débiles, no hagan mal a nadie y no codicien aquello que no tienen, pero que tienen los demás» (5:26-27).

En Persia, al contestar a las preguntas del sacerdote más alto del zoroastrismo, Jesús dijo lo siguiente:

«(…) Así como un bebé descubre en la oscuridad el pecho de su madre, de la misma manera su pueblo, conducido al error por su doctrina falsa y por sus rituales religiosos, ha reconocido (…) a su padre en el Padre de Quien Yo soy el anunciador.

»El Ser Eterno ha dicho a Su pueblo por medio de Mi boca: “No rindan culto al Sol (como a Dios), ya que éste es solamente una parte del mundo que Yo he creado para el hombre.

»El Sol sale para calentarlos durante su trabajo y se pone para permitirles el reposo que Yo he fijado.

»A Mí y sólo a Mí Me pertenece todo lo que ustedes poseen, todo lo que se encuentra alrededor de ustedes, sobre ustedes o debajo de ustedes”.

»“Pero —los sacerdotes objetaron— ¿cómo podría vivir un pueblo según las leyes de justicia si no tuviera a ningún mentor?”.

»Entonces Issa les contestó: “Mientras las personas no tenían ningún sacerdote, la ley natural las gobernaba, y ellas conservaban el candor de las almas.

»Las almas estaban en Dios y para conversar con el Padre, ellas no tenían que recurrir a ningún ídolo o animal o fuego, como se practica aquí”.

»(…) El Sol no actúa conforme a su voluntad, sino conforme a la Voluntad del Creador invisible Que le dio origen.

»(…) El Espíritu Eterno es el Alma de todo lo animado. Ustedes cometen un gran pecado dividiéndolo en un “Espíritu del Mal” y un “Espíritu del Bien”, pues sólo existe el Dios del Bien, Que, como el padre de una familia, no hace sino el bien a sus hijos perdonándoles todas sus faltas si ellos se arrepienten.

»En cambio, el “Espíritu del Mal” mora en la Tierra en (…) aquellos que desviaron a los hijos de Dios del Camino del deber.

»¡Y Yo les digo: Tengan miedo del Día del Juicio en el cual Dios infligirá un castigo terrible a todos aquellos que hayan desviado a Sus hijos del Camino del deber y los hayan llenado de supersticiones y prejuicios! (…)» (8:8-20)

También existe un registro de las palabras que Jesús dijo a los tibetanos:

«Yo vine para demostrar las capacidades humanas. Lo que Yo hago, (que) todos lo hagan. Lo que Yo soy, (que) todos lo sean. Estos dones pertenecen a los pueblos de todos los países, (son) el agua y el pan de la vida» (el Evangelio tibetano).

Jesús «regresó a la tierra de Israel» recién a la edad de 29 años (La Vida de San Issa, 9:1). Lo que Él hizo y dijo allí llegó a ser bien conocido por las generaciones futuras.

Al volver a Su tierra natal, Jesús halló a varios discípulos-ayudantes y comenzó a viajar con ellos y a visitar muchos pueblos y ciudades haciendo milagros tales como sanar a los enfermos y resucitar a los muertos. También Él habló en sinagogas, en casas y al aire libre acerca de cómo el Padre Celestial quiere que sea la gente.

Miles de personas escuchaban a Jesús, veían Sus milagros y fueron sanadas de sus enfermedades. Algunas de estas personas dejaban todas sus ocupaciones terrenales y se Le unían con el fin de viajar con Él y aprender de Él.

Él les enseñaba explicando el Camino hacia la Perfección y mostrando los métodos de sanación espiritual, así como las técnicas meditativas.

Sin lugar a dudas, Él quería que ellos fueran personas a quienes Él pudiera transmitir todo el conocimiento más alto sobre el Padre. Él soñaba con que ellos también entraran en Su Morada. «¡Padre, quiero que los que Tú Me has dado estén Conmigo donde Yo estoy! (…)» (Juan 17:24)

No obstante, cuando Él decía algo que era superior a su capacidad de entender, ellos Le sorprendían con su falta de entendimiento, y muchos Lo abandonaron dudando sobre lo adecuado de Sus palabras e incluso sobre Su salud mental (Juan 10:19-20; 13:36-38; 14:5-7; 16:17-18; Lucas 9:54-56 y otros).

Hasta Su madre y Sus hermanos fueron una vez al lugar donde Él predicaba para llevarlo a casa, ya que, debido a las cosas que decía, pensaron que estaba demente (Marcos 3:21,31-35).

Al final —después de tres años de sermones, milagros y enseñanzas— Él se quedó sólo con 12 discípulos masculinos (uno de los cuales era Judas Iscariote, quien Lo traicionó después) y María Magdalena.

¿Y adónde se fueron todas aquellas muchedumbres de personas entusiasmadas que escuchaban Sus prédicas, que comían el alimento materializado por Él y a quienes Él sanó de diversas enfermedades?

Resultó que las Enseñanzas sobre los propios esfuerzos que uno debe hacer para entrar en el Reino de Dios no interesaban a aquellas muchedumbres. Ellos sólo querían que Jesús los sanara y les prestara Su atención (Lucas 9:11).

Jesús lo vio y empezó a evitar las multitudes. «(…) Y grandes multitudes se reunían para escucharlo y para sanarse de sus enfermedades, pero Jesús a menudo se retiraba a lugares solitarios (…)» (Lucas 5:15-16).

Pues sí, Él sanó a algunos de ellos, pero no podía continuar para siempre de esta manera. Él quería que las personas aprendieran una verdadera fe, que hicieran sus propios esfuerzos para llegar a ser mejores, y entonces las enfermedades se marcharían por la Voluntad del Padre. «¡Oh generación infiel y perversa! ¿Hasta cuándo tengo que estar con ustedes soportándolos?», exclamó una vez viendo lo desesperante de esta situación (Lucas 9:41).

Pero la muchedumbre, incitada en contra de Él por los sacerdotes, se enfadaba cada vez más. «(…) Ustedes buscan matarme (sólo) porque Mi palabra no cabe en ustedes (…)», dijo una vez tratando de hacerlos razonar (Juan 8:37).

No obstante, era demasiado tarde, y una muchedumbre de personas resentidas, primitivas y llenas de deseos se excitaba crecientemente, dado que ellos querían recibir más, pero Él ya no les daba.

Pronto las mismas personas gritaban a Pilatos: «(…) ¡Crucifícalo, crucifícalo!» (Lucas 23:21).

«Y ellos, habiendo agarrado al Señor, Lo empujaban a toda prisa y decían: “¡Arrastremos al Hijo de Dios, ahora que somos dueños de Él!”. Y ellos Lo revistieron con un manto de púrpura y Lo hicieron sentarse en el Tribunal diciendo: “¡Juzga equitativamente, Rey de Israel!”. Y uno de ellos, habiendo traído una corona de espinas, la colocó sobre la cabeza del Señor. Y otros, puestos delante de Él, Le escupían en el rostro, y otros Le pegaban en las mejillas, y otros Lo golpeaban con una caña, y algunos Lo azotaban con un látigo diciendo: “¡Tributemos estos honores al Hijo de Dios!”.» (El Evangelio de Pedro, 3.1-3.4)

¿Por qué los sacerdotes tampoco Lo aceptaron? En efecto, no había ninguna diferencia formal entre ellos y Jesús en cuanto a la base de la fe. Todos hablaban sobre el mismo Dios Padre y todos, durante las discusiones, citaban la misma Biblia hebrea.

Pero, en realidad, había diferencias muy grandes entre ellos. Jesús predicaba la Verdad sobre el Dios Vivo a Quien conocía muy bien personalmente, mientras que los sacerdotes sólo creían en Dios sin conocerlo. Con la ayuda de la religión, ellos afianzaron para sí un buen rango social y bienestar material y, por lo tanto, querían proteger los fundamentos de su confesión.

¿De qué constaban estos fundamentos? De diversas ceremonias religiosas, de reglas de vida cotidiana y de medidas represivas contra sus transgresores*.

Tales estructuras confesionales, formadas a lo largo de muchos siglos, se sustentan en los templos, en los oficios religiosos impresionantes, en una ideología que impregna a la sociedad entera y en el miedo al castigo de Dios por la desobediencia, inculcado en las mentes de las personas. En esas condiciones, los sacerdotes de estas confesiones se exasperan muchísimo si alguien empieza a perturbar su estilo de vida y dice que las cosas están mal y que los sacerdotes son unos hipócritas que no conocen a Dios, sino que sólo engañan a las personas.

Así fue y será con todas aquellas confesiones «masivas» que ponen énfasis en los rituales y en las reglas de conducta olvidando inevitablemente al Dios Vivo.

En la Judea de aquel tiempo, el «perturbador» que se opuso a la hipocresía religiosa fue Jesús el Cristo, el Mensajero de Dios Padre.

Jesús sabía del Padre que el fin de Su vida terrenal se aproximaba. También supo qué tipo de muerte iba a sufrir.

¿Pudo evitar esto? ¡Por supuesto! Simplemente podría haber dejado Judea con Sus discípulos, y todos habrían quedado satisfechos, la gente se habría calmado y olvidado de Él.

Pero Jesús no se fue. ¿Por qué?

Porque si lo hubiera hecho, nadie se habría acordado de Él después de unos años, no habría existido ninguna iglesia cristiana ni el Nuevo Testamento.

Por eso el plan era diferente.

Consistía, primero, en cumplir con exactitud todas las profecías sobre la vida terrenal del Cristo-Salvador, incluso aquellas que decían que «ninguno de Sus huesos será quebrado» y «ellos mirarán al Que han traspasado». En otras palabras, cuando los soldados quebraron las piernas de los dos delincuentes crucificados con Jesús, para que murieran antes del anochecer, Jesús ya había dejado Su cuerpo, por lo que los soldados solamente traspasaron Su costado con una lanza (Juan 19:31-37).

Segundo, el día de Su muerte y los siguientes estuvieron acompañados por muchos milagros: la oscuridad cayó demasiado pronto; el velo del templo de Jerusalén se rasgó en dos (Lucas 23:44-45); el cuerpo de Jesús desapareció del lugar donde fue puesto; Jesús apareció varias veces ante Sus discípulos materializando Su cuerpo, conversando con ellos y consolándolos.

Con todo, la mayoría de la gente estaba asombrada, más que de cualquier otra cosa, por la evidente «Resurrección de Jesús de entre los muertos». Aunque estas personas eran religiosas, no entendían que después de dejar el cuerpo, cada uno resucita en el «otro mundo» en una forma no corpórea (Mateo 22:30). Jesús demostró esto e hizo mucho más, a saber, con Su Poder Divino Él desmaterializó Su cuerpo que fue bajado de la cruz y luego volvió a materializarlo temporalmente varias veces.

Sus discípulos más cercanos, y también Pablo, así como muchos otros después, consagraron sus vidas a la prédica del Hijo de Dios Que vino a la Tierra, Que fue crucificado y Que después resucitó, Quien enseñó sobre el Padre Celestial, el Dios Vivo, y sobre cómo entrar en Su Morada.

<<< >>>
Las Enseñanzas originales de Jesús el Cristo
Buy from Amazon
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto